El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género ha hecho público un informe estadístico que analiza los crímenes machistas ocurridos en España entre enero de 2003 y el 20 abril de 2019.
El 60,5 por ciento de estas mujeres mantenía la convivencia con su agresor; el 26,1 por ciento había presentado denuncia con anterioridad y el 12,4 por ciento tenía una medida de protección en vigor.
En el periodo de tiempo analizado, 765 menores quedaron huérfanos y otros 23 fueron asesinados junto a sus madres. El domicilio fue el escenario del crimen en el 75 por ciento de los casos.

Los resultados mostraron que las mujeres que desistieron al inicio del procedimiento, en comparación con quienes desistieron en momentos avanzados del mismo, sentían más culpabilidad tras la denuncia y aceptaban en mayor medida la creencia de que “el amor todo lo puede y por eso es necesario aguantar para salvar la relación”. Estas mujeres también habían pensado más en volver con la pareja tras la denuncia, pensaban que la denuncia serviría como señal de advertencia para el agresor y así él cambiaría su comportamiento, se arrepentían en mayor medida por haberle denunciado y también mantenían un contacto más frecuente con el agresor tras la denuncia, al mismo tiempo que no esperaban obtener protección por parte del sistema judicial, apenas solicitaron órdenes de protección, y en pocos casos estaban en proceso de divorcio durante el procedimiento judicial por violencia de género.

Nueve de las doce mujeres asesinadas por violencia de género desde 2003 en Navarra no había presentado denuncia previamente contra su agresor, según un informe elaborado por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, que indica que la Comunidad Foral presenta una tasa anual de 2,9 víctimas mortales por cada millón de habitantes, ligeramente por debajo de la media estatal, que se sitúa en 3,1.

En 2018 han fallecido por suicidio 3.539 personas en España, 10 personas al día; una cada dos horas y media. 3 de cada 4 han sido de varones (2.619) y un 25% de mujeres (920).

El suicidio sigue siendo la principal causa de muerte no natural en España, produciendo el doble de muertes que los accidentes de tráfico, 13 veces más que los homicidios y 69 veces más que la violencia de género, siendo también, después de los tumores, la principal causa de muerte en la juventud española (15 a 29 años).

Esta ley, que se tramitará por vía urgente, ha sido el caballo de batalla de las organizaciones de infancia durante años, que ahora reclaman consenso a las fuerzas políticas en el Parlamento. Fuentes del Gobierno prevén que pueda entrar en vigor en menos de un año, dado que el proceso legislativo se alargará durante meses. La ley fue uno de los principales compromisos que Pedro Sánchez asumió al llegar al poder. A finales de 2018, el texto pasó en primera lectura por Consejo de Ministros y entonces se preveía que en unos meses llegara al Congreso. Antes de que se anunciara el Gobierno de coalición, con la exministra María Luisa Carcedo, la norma estaba prácticamente lista. Al asumir Pablo Iglesias la vicepresidencia segunda se comprometió a que sería el primer proyecto que aprobaría su departamento. Este jueves dijo en el Congreso que su equipo había acelerado los trámites para que la normativa viera la luz cuanto antes.