Behavior & Law

César San Juan Guillén, Laura Vozmediano Sanz y Nerea Martín

En este trabajo se presenta una herramienta de valoración de escenarios de agresiones sexuales en contextos urbanos. Se trata del In-EAS, adaptado de un inventario originalmente diseñado por Vania Ceccato de la KTH Royal Institute of Technology en Suecia. En nuestro contexto, aplicado en tres ciudades de tamaño medio españolas, hemos podido identificar dos grandes tipos de escenarios de agresiones sexuales en espacios urbanos. Una primera categoría de espacios que gozan de un buen mantenimiento, pero debido a la presencia de elementos vegetales con efecto “panorámica-refugio” (es decir, enclaves en los que se puede observar sin ser vistos) ofrecen oportunidades al potencial agresor. La segunda categoría incluye escenarios geográficamente periféricos y con algunos indicios de deficiencias de mantenimiento urbano, con presencia de grafitis, edificios abandonados y una muy escasa presencia de peatones. Es decir, lo que en el ámbito criminológico serviría como ejemplo para ilustrar la teoría de las ventanas rotas. Por otra parte, estos últimos son entornos urbanos en los que hay una escasa presencia de elementos vegetales por lo que existe una mayor superficie de campo visual que no redunda en un mayor control informal precisamente como consecuencia de la citada teoría de las ventanas rotas. Se subraya la importancia de estos hallazgos de cara a la prevención del delito mediante el rediseño de espacios.

Hablamos de duelo al referirnos a la reacción de una persona ante la muerte de un ser querido. Nos referimos al conjunto de fenómenos que los seres humanos manifestamos en los ámbitos psicológico, biológico y social tras una pérdida afectiva. El duelo consiste en un proceso adaptativo, es decir, que “se va elaborando”.

Se trata de uno de los acontecimientos más estresantes en la vida de una persona y cada individuo
necesita un tiempo variable para la recuperación. Cuando no se tienen los recursos suficientes para afrontar la pérdida se entra en el terreno del “duelo complicado” y se necesita una atención psicológica especializada.

Un caso especial de riesgo para un duelo complicado es el de los niños y adolescentes que pierden
al padre o a la madre. Es éste un tema tan importante que ya tiene 975.000 entradas en Internet, aunque todavía son pocos los estudios rigurosos y bien diseñados.

La edad en la que se puede empezar a hablar de duelo suscita muchas controversias entre los distintos autores, desde los que niegan su existencia antes de la adolescencia (una minoría) hasta los que observan manifestaciones de duelo a partir de los seis meses de vida. A partir de esta edad puede decirse que el niño experimenta la angustia de la separación cuando la madre está ausente.

Agencia de la Comunidad de Madrid para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor.

 

En el presente artículo se aborda la violencia en la relación de pareja a partir de los datos derivados de la investigación científica. Se describen dos tipos básicos de violencia: la violencia coactiva y la violencia situacional (asociada a la gestión de los problemas cotidianos o al manejo del proceso de ruptura). A partir de esta distinción se proponen estrategias para el diagnóstico diferencial dentro del contexto de evaluación psicológica forense español con arreglo a la Ley Orgánica 1/2004. Una adecuada intervención del perito psicólogo en este ámbito contribuiría a ajustar la medida judicial a las necesidades del grupo familiar y evitaría una excesiva intervención del Derecho Penal en cuestiones propias del Derecho de Familia. Se sugieren algunas vías de actuación derivadas de la buena práctica en este ámbito.

Esta guía se ha hecho con los resultados del programa de atención psicológica para víctimas de menos de 18 años.

Esta guía es una herramienta que pueden usar otras familias.

También es una herramienta para los profesionales que atienden a víctimas de menos de 18 años.

Condenados por asesinato y presos por violencia familiar han mantenido reuniones de acercamiento con los afectados por sus delitos para pedirles perdón.

Dos internos de las cárceles Sevilla II y Valladolid han sido los dos primeros en celebrar encuentros restaurativos con las víctimas directas de sus delitos. Tras meses de preparación, los condenados por asesinato y por violencia familiar respectivamente se han reunido con los afectados directos de sus delitos como parte de los talleres de Diálogo Restaurativo que Instituciones Penitenciarias puso en marcha en noviembre de 2019.