Estudios previos han destacado diversas variables asociadas con la reincidencia en casos de VdG como, por ejemplo, un estilo de personalidad antisocial o tener problemas de abuso de alcohol. Sin embargo, rara vez se ha utilizado un acercamiento multifactorial que incluya en un mismo diseño de investigación múltiples variables, con el fin de contrastar cuáles son las que mejor predicen la reincidencia. El objetivo de nuestro estudio fue identificar las variables predictoras clave de la reincidencia oficial en casos de VdG a partir de un amplio conjunto de variables (i.e., 89 variables), obtenidas de una muestra de hombres condenados por VdG y que habían sido remitidos a un programa de intervención para agresores de pareja (N = 393). 

La investigación científica ha documentado diversos factores individuales y sociales que se asociarían al inicio temprano de conductas de agresión sexual. Una amplia mayoría de los agresores sexuales ha experimentado vivencias sexuales atípicas y traumáticas en su infancia, así como otras situaciones negativas de abandono familiar, maltrato o rechazo afectivo. Como resultado de ello, estos adolescentes muestran mayor vulnerabilidad para el desarrollo de déficits personales severos en autoestima, capacidad de comunicación, y habilidades de relación y afrontamiento de problemas interpersonales; déficits que se conectan a su vez con su mayor riesgo de comisión de infracciones sexuales.

Sandra Siria1, Enrique Echeburúa1  y Pedro J. Amor2
1Universidad del País Vasco y 2Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED)

La violencia sexual cometida por adolescentes supone alrededor del 7% de los delitos sexuales denunciados anualmente en España. Sin embargo, la investigación con jóvenes ofensores sexuales en población española es casi inexistente. Por este motivo, un estudio reciente ha analizado las características y factores de riesgo presentes en una muestra formada por 73 jóvenes que estaban cumpliendo una medida judicial por delitos contra la libertad sexual en diferentes comunidades autónomas españolas. Tras analizar los datos extraídos de sus expedientes y de la aplicación de una batería de evaluación formada por entrevistas y autoinformes, los autores señalan que los principales factores de riesgo asociados a la conducta sexual violenta en este grupo están asociados a su historia familiar, a determinadas características de personalidad y al desarrollo de una “sexualización inadecuada” (96% de los casos) relacionada, fundamentalmente, con un inicio precoz en el consumo de pornografía (70%), un ambiente familiar sexualizado (26%) y la presencia de victimización sexual durante la infancia (22%). El estudio presenta interesantes implicaciones de cara al papel del desarrollo de la sexualización desde la infancia en la conducta sexual violenta.

Nos acaba de llegar esta necesaria producción que se estrena en Canal Arte sobre abusos sexuales en el ámbito deportivo.

Llevada a cabo durante dos años en cinco países distintos, esta investigación a fondo sin precedentes demuestra que la violencia sexual en el deporte no afecta solo a casos aislados, excepcionales, sino que los abusos son frecuentes y gangrenan todo el sistema.

Disponible hasta el 30 de Octubre.

Condenados por asesinato y presos por violencia familiar han mantenido reuniones de acercamiento con los afectados por sus delitos para pedirles perdón.

Dos internos de las cárceles Sevilla II y Valladolid han sido los dos primeros en celebrar encuentros restaurativos con las víctimas directas de sus delitos. Tras meses de preparación, los condenados por asesinato y por violencia familiar respectivamente se han reunido con los afectados directos de sus delitos como parte de los talleres de Diálogo Restaurativo que Instituciones Penitenciarias puso en marcha en noviembre de 2019. 

Desde que España se puso en guardia frente al coronavirus, las razones de la ciencia han logrado algo en lo que la política de las emociones lleva 25 años fracasando: acortar el tiempo de la cárcel para muchos presos. Las sucesivas reformas penales han llevado la tasa de encarcelamiento española a estar entre las más altas de Europa occidental. Ahora, el protocolo sanitario, que aconseja reducir el contacto y descongestionar espacios cerrados, mandó a casa a 3.000 presos entre marzo y abril. La situación renueva así una pregunta que el debate político ignora desde hace décadas: ¿Y si la prisión no fuera lo mejor para la rehabilitación?

Instituciones Penitenciarias ha lanzado la campaña ‘vida extra, contágiate de vida’, para prevenir la entrada de droga en las cárceles una vez se reabran las visitas con normalidad. Durante la pandemia, los centros se han limpiado de estupefacientes al haber reducido el contacto con el exterior, según indican fuentes a Confidencial Digital.  El temor ahora es que es que la reapertura produzca alteración en el comportamiento de muchos presos que llevan tiempo sin consumir

«Las secuelas son diferentes en cada una de las personas pero el daño y los trastornos son evidentes en todos ellos», señala José Antonio Echauri, el psicólogo que ha comenzado terapia con estas víctimas.

Esta ley, que se tramitará por vía urgente, ha sido el caballo de batalla de las organizaciones de infancia durante años, que ahora reclaman consenso a las fuerzas políticas en el Parlamento. Fuentes del Gobierno prevén que pueda entrar en vigor en menos de un año, dado que el proceso legislativo se alargará durante meses. La ley fue uno de los principales compromisos que Pedro Sánchez asumió al llegar al poder. A finales de 2018, el texto pasó en primera lectura por Consejo de Ministros y entonces se preveía que en unos meses llegara al Congreso. Antes de que se anunciara el Gobierno de coalición, con la exministra María Luisa Carcedo, la norma estaba prácticamente lista. Al asumir Pablo Iglesias la vicepresidencia segunda se comprometió a que sería el primer proyecto que aprobaría su departamento. Este jueves dijo en el Congreso que su equipo había acelerado los trámites para que la normativa viera la luz cuanto antes.

Esta es la tercera y última parte de la entrevista que Leticia Garcés hace a Josean Echauri doctor en Psicología por la Universidad Pública de Navarra, dentro del proyecto #informados de #padresformados en colaboración con Jose Luis Cordon Cuesta donde hablamos de la #violenciafiloparental que está muy relacionado con la baja tolerancia a la #frustracion Hay que tener claro cual es nuestra posición de adulto, somos una referencia afectiva necesaria por eso «quien es colega de su hijo lo deja huérfano de referencia». ¿Que se diferencia un camino de un campo abierto? Las dos veredas, padre, madre y la importancia de limitar porque cuando carecen de ello, están en continua búsqueda de esos límites. Hablamos del maltrato por acción o por omisión, el riesgo es que se de continuamente y se convierta en hábito. También nos habla de la asociación que preside, la Asociación Iberoamericana de Psicología Jurídica – AIPJ que la componen 16 países.