Background

El consumo problemático de alcohol (PAU) está altamente correlacionado con las conductas de violencia en la pareja (IPV). Sin embargo, cuando se evalúan los tratamientos para los agresores de IPV que abordan el consumo de alcohol, los resultados son variados. Por lo tanto, el objetivo principal de este estudio fue evaluar la efectividad diferencial a largo plazo de un programa de tratamiento individual estándar para agresores de IPV dependiendo de la presencia de PAU.

Método

La muestra estuvo compuesta por 641 agresores masculinos de IPV que completaron un programa especializado de tratamiento individual para agresores de violencia de género. Todos los participantes fueron seguidos durante un año después de la finalización del tratamiento.

Resultados

Los efectos de la PAU sobre el éxito del tratamiento se evaluaron mediante análisis de regresión logística múltiple. El modelo completo era fiable (χ2 = 10,243; df = 3; p = .016), y en general, el 88,8% de las predicciones fueron precisas. Los hallazgos indicaron que la probabilidad de éxito del tratamiento no depende de la presencia de PAU.

Conclusiones

La relación entre la perpetración de IPV y la PAU es altamente compleja, y varios mecanismos subyacentes deben evaluarse más a fondo. En consecuencia, las intervenciones no solo deben detectar el consumo de alcohol, sino también todas las características individuales que podrían requerir un tratamiento personalizado.

Con el objetivo de analizar y comprender el abuso sexual en la infancia y adolescencia en España, la Fundación ANAR ha realizado el primer estudio que aborda la evolución de este silenciado problema en los últimos 11 años desde el punto de vista de las víctimas, y que arroja luz sobre asuntos como el perfil de éstas y de los agresores, las formas de abuso, las reacciones del entorno, los síntomas o las consecuencias, entre otros.

La tasa de crecimiento de los casos de abuso fue de un 300,4%, lo que indica que se han multiplicado por 4, pasando de 273 casos en 2008 a 1.093 casos en 2020. Además, mientras que el incremento anual del número de casos fue de un 14,3% de media, en los últimos 5 años se ha disparado al 20,5%, aumentando especialmente los abusos a través de las tecnologías: Grooming (36,7% de crecimiento anual) y Sexting (25,0%).

 

Ha habido un centenar de mujeres menores de 30 años atendidas, lo que suponen el 51% de las intervenciones.

La violencia sexual supone 33 atenciones en guardia, el doble que en 2020.

Ya son varios los años en los que se ha encadenado una tendencia creciente en la intervención psicológica de urgencia que se ofrece a las víctimas de violencia machista en Navarra, pero los números de este año van a disparar con creces las estadísticas.

Esta guía está enmarcada en el Proyecto MED-RES y ha sido elaborada por diferentes asociaciones implicadas como AIDOS, Women’s Rights Foundation y FPFE. Se trata de un recurso destinado a la formación de profesionales y técnicos en el ámbito de la atención a mujeres migrantes, víctimas de violencia sexual, de violencia de género o de trata.

El manual ofrece un programa de formación organizado en 5 módulos que abordan: la violencia sexual y de género, las experiencias traumáticas e impactos en la salud de las víctimas de violencia de género, las relaciones entre el personal y las víctimas de supervivientes de la violencia sexual, los aspectos y herramientas legales para el abordaje de la violencia sexual y de género en personas migrantes y solicitantes de asilo y la trata de seres humanos.

El informe de UNICEF Ocultos a plena luz recopila datos de 195 países y muestra cifras impactantes sobre la violencia sufrida por niñas y niños. Informan, por ejemplo, que cerca de 120 millones de niñas menores de 20 años en todo el mundo (alrededor de 1 de cada 10) han experimentado relaciones sexuales por la fuerza u otros actos sexuales forzados, y 1 de cada 3 niñas adolescentes de 15 a 19 años que estuvieron alguna vez casadas (84 millones) ha sido víctima de violencia emocional, física o sexual por parte del esposo o compañero. En Suiza, un estudio nacional de niñas y niños de 15 a 17 años realizado en 2009 encontró que el 22% y el 8%, respectivamente, habían sufrido al menos un incidente de violencia sexual con contacto físico. La forma más común de violencia sexual para ambos sexos fue la victimización a través de Internet.

 

El programa dirigido a jóvenes entre 15 y 19 años y avalado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) entre otros organismos, se compone de los siguientes módulos:

  • Módulo 1. Conociéndome y fortaleciendo mi autoestima.
  • Módulo 2. Conociendo mi cuerpo adolescente.
  • Módulo 3. Mi sexualidad es importante.
  • Módulo 4. Promovamos la igualdad.
  • Módulo 5. Convivimos con respeto.
  • Módulo 6. Soy adolescente con bienestar.

En el documento se proporciona todo el material necesario para que los formadores puedan implementar el programa, que tiene una duración de 52 horas. Tal y como señalan los autores, la metodología propuesta se caracteriza por ser “participativa, lúdica y reflexiva”, incorporando “técnicas y materiales diseñados que se relacionan estrechamente con las temáticas y permiten a las personas participantes analizar y reflexionar sobre dichos temas, modificar sus conocimientos, actitudes y prácticas”.

La aprobación de la Ley Orgánica de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia (LOPIVI) ha supuesto un gran avance en materia de protección de los niños, niñas y adolescentes en España, que se convierte en el primer país del mundo con una legislación de este calado.
Sin embargo, la aprobación de esta ley no es más que el principio de un cambio de paradigma que debemos realizar como sociedad para erradicar la violencia contra la infancia en nuestro país. Es necesario poner en marcha todos los mecanismos que la ley ha introducido para prevenir la violencia y desarrollar en los diferentes niveles administrativos (estatal, autonómico y local) cuestiones de gran relevancia. Pero además, hay que trabajar para cambiar la mentalidad social y mandar un mensaje rotundo de rechazo a cualquier forma de violencia ejercida contra los niños, niñas y adolescentes.
Para ello es de vital importancia conocer y entender bien esta ley, principalmente por las personas, administraciones, instituciones y organizaciones que trabajamos por los derechos de la infancia. Con este objetivo, la Plataforma de Infancia junto con la Cátedra de los Derechos del Niño de la Universidad Pontificia Comillas/Proyecto Holistic, hemos elaborado esta guía, para dar a conocer la ley y todas las novedades que ha introducido en nuestro ordenamiento jurídico, así como para identificar los próximos pasos a seguir para conseguir su efectiva aplicación.

Con el objetivo de evitar la victimización secundaria de las mujeres víctimas de violencia de género y mejorar la capacitación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el trato con estas mujeres se ha elaborado la Guía Juno. Manual policial de buenas prácticas ante la violencia machista.

La guía, del Instituto Canario de Igualdad, cuenta con una descripción detallada de las pautas de actuación recomendadas y no recomendadas en el trato con las víctimas de violencia machista, desde un modelo de atención basado en el respeto de los derechos humanos y en la puesta en marcha de determinadas habilidades de comunicación que generan un clima adecuado para la ayuda, como la empatía o la escucha activa.

TABLA COMPARATIVA de las modificaciones introducidas por la Ley Orgánica 8/2021, de 4 de junio, de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia (BOE 5 junio)

 

Todos los datos de las Estadísticas de Suicidio 2019 son datos oficiales de las Estadísticas de Defunción por Causa de Muerte 2019 del Instituto Nacional de Estadística (INE).

  • En 2019 se produjeron 3.671 suicidios en España: 3 de cada 4 son de hombres y 1 de cada 4, de mujeres.
  • Ello supone una media de 10 suicidios diarios; 1 cada dos horas y media.