Con el objetivo de evitar la victimización secundaria de las mujeres víctimas de violencia de género y mejorar la capacitación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en el trato con estas mujeres se ha elaborado la Guía Juno. Manual policial de buenas prácticas ante la violencia machista.

La guía, del Instituto Canario de Igualdad, cuenta con una descripción detallada de las pautas de actuación recomendadas y no recomendadas en el trato con las víctimas de violencia machista, desde un modelo de atención basado en el respeto de los derechos humanos y en la puesta en marcha de determinadas habilidades de comunicación que generan un clima adecuado para la ayuda, como la empatía o la escucha activa.

El Tribunal Supremo ha elaborado un exhaustivo ‘Abecedario del maltrato habitual’ en el que detalla las 27 características de este delito.

Y lo ha hecho en la sentencia de confirmación de una pena impuesta por la Audiencia Provincial de Coruña a un hombre condenado por delitos de maltrato habitual, -dos años y nueve meses de prisión-, amenazas continuadas -un año y cinco meses de prisión- y agresión sexual continuada -14 años, tres meses y un día de prisión-.

Casi la mitad de los hombres jóvenes considera que la violencia de género no es un problema grave en la sociedad, según el barómetro sobre juventud y género de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción.

Uno de cada cinco hombres de entre 15 y 29 años considera que la violencia machista no existe y que es solo un “invento ideológico”, según se recoge en el barómetro sobre juventud y género de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) publicado este miércoles. Esta cifra se ha duplicado en cuatro años, cuando la organización comenzó a realizar esta encuesta. Además, casi la mitad de los varones de estas edades considera que la violencia hacia las mujeres no es un problema grave en la sociedad, un incremento de cuatro puntos respecto a 2017. Existe un importante sesgo ideológico en esta percepción: un 35,3% de los jóvenes de ambos sexos que se identifican con el espacio ideológico de la derecha consideran que la violencia de género no existe, y solo un 55,5% considera que sea un problema social grave, frente al 77,9% de la juventud de izquierdas.

De las distintas formas de violencia de género, la violencia sexual es el máximo exponente de las relaciones de poder y desigualdad estructural que viven las mujeres. Supone una vulneración de los derechos humanos, un atentado a la integridad y libertad, y origina sin duda graves consecuencias en la salud mental de las mujeres.

Con esta introducción, se presenta el Informe sobre la violencia sexual en las mujeres con discapacidad intelectual, un estudio promovido y financiado por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Genero, realizado por la Fundación CERMI Mujeres y que ha contado con la colaboración de organizaciones del movimiento de la discapacidad que trabaja por los derechos de las personas con discapacidad intelectual y/o del desarrollo.

Esta investigación pretende aportar conocimiento a una realidad aun invisible y oculta que supone una vulneración de los derechos humanos de las mujeres con discapacidad y en particular de las mujeres con discapacidad intelectual.

En el año 2020 se interpusieron un total de 150.785 denuncias por violencia de género. Y no se ha demostrado que ninguna de ellas fuera falsa. Así se desprende de los datos aportados por la Fiscalía General del Estado (FGE) en su memoria anual, presentada por la máxima representante del ministerio público, Dolores Delgado, en el acto de apertura del año judicial celebrado el pasado lunes.

Según datos del Ministerio de Justicia, en 2019 los institutos de medicina legal solo hicieron 2.152 estudios de este tipo de los 51.790 casos juzgados (un 4%), a pesar de que su utilidad para ayudar a decidir sobre la protección de las denunciantes es destacada por expertas e instituciones.

El descuido y el abandono a un niño es una de las causas más comunes de maltrato infantil y, desafortunadamente, existen muchos patrones de negligencia.

No cabe duda de que casi todas las madres y padres de este mundo no pueden entender la idea de descuidar a un niño. Sin embargo, y tristemente, se trata de un tema que ocurre más de lo que cabría esperar, por muchas razones y varias circunstancias. Hablar de negligencia infantil supone adentrarnos en un terreno pantanoso, pero necesario, ya que supone una de las formas más comunes de maltrato infantil. Y es que, en España, y según datos recabados en el año 2019 por el Registro Unificado de casos de sospecha de Maltrato Infantil (RUMI), la negligencia infantil representa hasta el 50% de todas las notificaciones registradas como sospechosas de maltrato; un estudio que se publicó en el Ministerio de Sanidad y cuya conclusión fue que la negligencia es el tipo de maltrato infantil más frecuente en España.

TABLA COMPARATIVA de las modificaciones introducidas por la Ley Orgánica 8/2021, de 4 de junio, de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia (BOE 5 junio)

 

Todos los datos de las Estadísticas de Suicidio 2019 son datos oficiales de las Estadísticas de Defunción por Causa de Muerte 2019 del Instituto Nacional de Estadística (INE).

  • En 2019 se produjeron 3.671 suicidios en España: 3 de cada 4 son de hombres y 1 de cada 4, de mujeres.
  • Ello supone una media de 10 suicidios diarios; 1 cada dos horas y media.