La violencia contra la mujer -especialmente la ejercida por su pareja y la violencia sexual- constituye un grave problema de salud pública y una violación de los derechos humanos de las mujeres. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, casi un tercio de las mujeres de todo el mundo son víctimas de violencia física y/o abusos sexuales por parte de sus parejas o abusos sexuales de otras personas a lo largo de su vida. En la mayoría de los casos, estas agresiones las comete la pareja en el hogar.

De acuerdo con la OMS, la situación actual generada por el coronavirus puede incrementar los riesgos de violencia dentro del hogar, especialmente en caso de confinamiento forzoso. En este contexto, la Organización Mundial insta a Gobiernos y legisladores políticos para que incluyan los servicios esenciales para el abordaje de la violencia contra las mujeres en los planes de preparación y respuesta para el COVID-19, y pone de relieve la importancia de que los centros de salud cuenten con información sobre servicios disponibles a nivel local (por ejemplo, servicios telefónicos de ayuda, refugios, asesoramiento…).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *