La mitad de los presos tiene un trastorno mental

30 de Julio de 2017
Salut y Justícia acuerdan un crecimiento del 53% en servicios y personal para mejorar la atención y evitar recaídas al salir de prisión.

El 54,3% de las personas que entran en alguna prisión catalana tiene un trastorno mental. Cinco veces más que las de la calle. Y la mayoría consume todo tipo de tóxicos que en buena parte de los casos han contribuido a desencadenar la enfermedad. Y ambas circunstancias tienen a menudo una clara correlación con su actividad delictiva.

Esta aplastante realidad ha llevado a los departamentos de Justícia y de Salut a acordar un salto cualitativo: un 53% más de presupuesto para salud mental en prisiones; un 60% más de personal para ofrecer no sólo diagnóstico y medicación, sino también terapias, talleres y seguimiento el día que salgan; y un 63% más de camas para quienes necesiten ingreso.

Más información