Los casos de violencia de hijos a padres suben un 40% en dos años

16 de Enero de 2017

La ausencia de autoridad, la baja tolerancia a la frustración y la sobreprotección, principales causas

La violencia filioparental –de hijos a padres– se ha disparado en hasta un 40% en los dos últimos años, según datos de la Asociación Filio. Una cifra que no deja de incrementarse a consecuencia de los cambios que vive la sociedad, que es testigo del incremento de la agresividad de los jóvenes a consecuencia de trastornos o el acceso a las drogas.

Pero la mayoría de casos no obedecen al consumo de estupefacientes o a enfermedades de salud mental, sino a problemas de convivencia en el hogar a consecuencia de la forma de educar. Desde la asociación malagueña Filio, que se ocupa de ayudar a familias que atraviesan por conflictos familiares, tienen claro que la sobreprotección y la falta de autoridad han hecho un flaco favor a la educación de los hijos, acostumbrados en muchos casos a no escuchar la palabra «no» y a no experimentar qué es la frustración. De hecho, la Fiscalía de Menores de Málaga recoge en su memoria de 2014 –último año del que se tienen datos provinciales– un total de 196 expedientes de investigación por malos tratos de hijos a padres.

Datos poco esperanzadores para los que, sin embargo, hay salida. La presidenta de la asociación Filio, Mariela Checa, reconoce que el aumento de casos no deja de darse año tras año. De hecho, su asociación estaba en unos inicios enfocada a los problemas que surgen en la unidad familiar a consecuencia de la separación de los progenitores y los conflictos que ocasiona a los hijos pero, hace un año, decidieron integrarse en la red de la Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filio-Parental (Sevifip), con el objeto de atender la demanda de las familias malagueñas que acudían a ellos a consecuencia de malos tratos en el hogar entre hijos y padres. «La mayoría de los que vienen son padres que no quieren tomar medidas jurídicas y, una vez nos ponemos a trabajar, vemos que subyace una violencia importante», apunta la psicóloga, que admite que la violencia no sólo llega a ser física, sino que también se da la verbal, emocional y la económica.

Más información