Para los reclusos con discapacidad intelectual, la enfermedad puede llegar al túnel del terror. Un infierno para personas que han sido responsables de sus actos pero que no saben defender a los abusos de otros internos. El centro penitenciario madrileño de Estremera es una excepción. En su Módulo Polivalente 2, los presos más vulnerantes encuentran refugio.