La última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales del 2013
(DSM-5), define el duelo como la reacción ante la muerte de una persona querida. La
pérdida de un ser querido es considerado uno de los estresores vitales de más alta
intensidad (Holmes, 1967). Se trata de un proceso natural y no de una enfermedad que
haya que evitar o de la que haya que curarse, no siendo un sentimiento único sino una
compleja sucesión de manifestaciones que precisan un cierto tiempo para ser elaboradas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *