Doctor en Psicología por la UPNA y especialista en Psicología Forense, Josean Echauri es socio fundador de Psimae y un referente en tratamiento de agresores.

Lejos queda aquel pionero programa de 2005 cuando desde el Instituto de Psicología Jurídica y Forense Psimae atendieron a 49 maltratadores en su primer ejercicio. Ahora, en lo que llevamos de 2018, ya suman 205, la mayoría “maltratadores psicológicos, no menos dañinos, y otros físicos, de casos no de una violencia extrema o grave que suele llegar porque se le suspende la condena a condición de que nos visite”. Realizan tratamientos individualizados, a la carta, con una medida de duración de dos años.

Joel Juarros Basterretxea1, Juan Herrero Olaizola1, Asunción Fernández Suárez1, Beatriz Pérez2 y Francisco Javier Rodríguez Díaz1
1Universidad de Oviedo
2Universidad de La Frontera

RESUMEN
En varias de las investigaciones sobre hombres maltratadores se ha demostrado que éstos no sólo son violentos contra la pareja, sino también en el ámbito extrafamiliar, lo cual ha sido utilizado por los investigadores para ilustrar la etiología común de la violencia general y la violencia en la pareja íntima (VPI). Utilizando datos de hombres violentos en prisión se han analizado las características individuales, familiares y comunitarias de dos grupos de agresores violentos: maltratadores generalistas (GB) y hombres violentos en general fuera de la familia (GEVM). Los GB fueron condenados por delitos de violencia de género (de acuerdo con la legislación española), mientras que los GEVM no han sido condenados nunca por tales delitos. La muestra está compuesta por 153 hombres internos en el Centro Penitenciario de Villabona (Asturias, España). Se ha dispuesto de variables sociodemográficas así como de registros judiciales. La distinción entre los grupos se ha establecido en base a los registros oficiales. Se han llevado a cabo análisis multivariados de covarianza (MANCOVA) para estudiar las diferencias entre los grupos de estudio en las variables individuales, familiares y comunitarias. Los resultados de los MANCOVA indican que no existen diferencias estadísticamente significativas en los ámbitos individual, familiar y comunitario entre los grupos, apoyando la perspectiva teórica que defiende que la violencia general y la VPI comparten una etiología común. Estos resultados han sido discutidos teniendo en cuenta el debate sobre la potencial etiología común de estos dos tipos de violencia.

En varias de las investigaciones sobre hombres maltratadores se ha demostrado que estos no sólo son violentos contra la pareja, sino también en el ámbito extrafamiliar, lo cual ha sido utilizado por los investigadores para ilustrar la etiología común de la violencia general y la violencia en la pareja íntima (VPI). Según esta perspectiva, la VPI puede ser explicada en base a teorías generales de la violencia y la agresión, teniendo en cuenta que la VPI es perpetrada en la mayoría de los casos por sujetos que también han cometido otros delitos. En relación con esto, Herrero, Torres, Fernández-Suárez, y Rodríguez-Díaz (2016) propusieron una tipología de hombres maltratadores teniendo en cuenta su historial criminal, diferenciando así entre maltratadores generalistas (generalist batterers) y especialistas (specialist batterers). Los maltratadores generalistas se caracterizan por un historial criminal largo y variado además de delitos de VPI, mientras que los especialistas sólo han sido condenados por delitos relacionados con la VPI.

Las redes sociales se han convertido en algo fundamental en nuestras vidas y una herramienta eficaz para estar informados y mantener el contacto con personas a las que no vemos. Sin embargo, cada vez está más claro que son un arma de doble filo. Aplicaciones como Whatssap o Instagram nos permiten controlar al minuto todo lo que hacen nuestros contactos, saber si están activos o en línea, a quién siguen, a quién dan un «like» o qué actividades realizan a través de sus «stories». Este medio de control absoluto se ha convertido en un arma letal en mano de los maltratadores juveniles.